OBJETIVOS

Hablar de los objetivos fotográficos no es una tarea sencilla sin dar tantos detalles técnicos como para aburrir al lector, por lo tanto, y sin que sea esa la intención de esta página, vamos a ello. Eso es válido tanto para cámaras clásicas como digitales, aunque las digitales están tendiendo a objetivos de su marca.

 

Dispositivo a través del cual el negativo recibe la luz que le impresionará, el reflejo luminoso sobre el motivo enfocado conformará la imagen de nuestra fotografía.

 

Siempre que hablemos de objetivos oiremos, un 35-70, 28-100, etc., esta numeración corresponde, o define las características del mismo, normalmente el primer número se refiere a la lente, a los grados de apertura de la misma, o sea, desde la base del objetivo hasta la superficie de la lente, el ángulo de apertura de la imagen, o lo que es lo mismo la cantidad de cosas que nos caben en la foto, cuanto más ángulo tengamos, lógicamente menos llenaremos la foto del motivo escogido. Esta medida es inversamente proporcional al número, porque la medida en grados se toma con respecto al negativo.

El segundo número se refiere a la distancia focal, o sea, desde el negativo hasta la superficie exterior de la lente, medida en milímetros, cuanto mayor sea esta distancia, mayor será el alcance del objetivo: la capacidad de acercar el motivo ópticamente.

Como se ve en el dibujo, cuanto mayor sea la apertura, menor será el ángulo de enfoque, y cuanto mayor sea la distancia focal, mayor será el efecto zoom, y más podremos "acercar" la imagen.

 

Pero todo esto está muy bien, y pensamos, pues nos compramos un 28-310 con zoom y con esto lo tengo todo. Pero no es tan fácil, cada elección debe ir acompañada por el resultado deseado, por ejemplo, cuando más apertura tengamos, mayor será la curvatura de la lente, con lo que veremos más deformada la imagen, o sea si fotografiamos a una chica, esta estará más "curvada" en la foto, con una apertura de 28 que con una de 35, creo que todos hemos visto la típica foto de unos edificios totalmente curvado hacia dentro, esto se consigue con un gran angular, también llamado "ojo de pez", físicamente esta lente es casi una media esfera. Por otra parte, cuanta más distancia focal tengamos, necesitaremos más luz, y este se traduce en una menor calidad en la foto. Todos hemos visto en las revistas del corazón la fotos hechas por los paparachis, que salen con mucho "grano" y poca definición, esto es por la distancia, ya que usan tele-objetivos, esto es, con mucho alcance, 35-1000 o similares.

 

Creo que a la mayoría de profesionales no les gustan los zooms, porque dicen que pierden calidad y necesitan más luz, ellos prefieren objetivos fijos, y los intercambian según sus necesidades, personalmente prefiero el zoom, porque con un zoom 35-300 y otro 28-210 tenga la mayoría de mis necesidades cubiertas, y no tengo que ir cambiando cada vez de objetivo, con la pérdida de tiempo que esto supone, muchas veces cuando vamos a hacer la foto, el tema ya ha cambiado y se ha terminado la acción, y nos quedamos sin foto, además lo que supone ir cargado con la bolsa con tres o cuatro objetivos, el peso, el peligro de robo y demás inconvenientes, pero bueno, sobre gustos...

 

Pensad que si somos unos simples aficionados, muchas veces no nos podemos permitir el lujo de gastarnos mil o dos mil euros en equipo, pero recordad algo importantísimo, a la hora de comprar un objetivo, es mejor esperar y adquirir uno de buena calidad a otro más barato y malucho, de verdad, esto si que se nota un montón en el resultado.

 

Nota: Los posibles errores técnicos no influyen en el tema, ya que se trata de abordar el tema a modo de información general, por supuesto sin desmerecer este aspecto.